Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

Alimentación lactanteEl niño lactante puede recibir su alimentación de tres formas; mediante la lactancia natural en la que se alimenta con leche materna, mediante la lactancia artificial en la que se alimenta con fórmulas lácteas generalmente derivadas de la leche de vaca y mediante la lactancia mixta en la que se alimenta tanto con leche materna como con fórmulas lácteas.

Lactancia natural

La lactancia natural es aquella en la que el niño se alimenta exclusivamente con leche materna. La leche materna es una solución compleja que contiene hidratos de carbono, proteínas, glóbulos grasos, vitaminas, minerales y sustancias bioactivas como enzimas digestivas, sustancias bacteriostáticas, factores de crecimiento, inmunoglobulinas y oligosacáridos con efectos prebióticos. Existen tres tipos de leche materna:

  • Calostro: Se produce los primeros 4-6 días tras el parto, tiene un menor contenido energético y un mayor contenido en proteínas (incluyendo inmunoglobulinas), colesterol, ácidos grasos esenciales y factor de crecimiento que la leche madura.
  • Leche de transición: Se produce entre el 6º y el 15º día tras el parto y contiene menos inmunoglobulinas que el calostro pero más lactosa, grasa y vitaminas.
  • Leche madura: Se produce desde el 15º día hasta el final de la lactancia y contiene 70 g de hidratos de carbono, 46 g de grasa, 13 g de proteína, 200 mg de calcio, 2 mg de hierro, 40 µg de vitamina A,  0,2 mg de tiamina y 0,4 mg de riboflavina por litro.

La lactancia natural tiene múltiples ventajas debido a que la leche materna está adaptada específicamente a la fisiología y a las necesidades nutritivas y de crecimiento del lactante. Las principales  ventajas asociadas a este tipo de lactancia son las siguientes:

  • Se producen ventajas psicológicas al involucrarse la madre directamente en la crianza del niño.
  • Se produce un desarrollo correcto de los maxilares del bebé por su postura al mamar.
  • Se produce una fácil digestión y absorción de nutrientes.
  • La composición de ácidos grasos de la leche facilita la digestión y absorción de grasas y contribuye al desarrollo de la retina y sistema nervioso central.
  • La osmolaridad de la leche está adaptada a las características del riñón del bebé.
  • Las condiciones higiénicas y térmicas de la leche son óptimas (estéril y a la temperatura adecuada).
  • Se protege al niño frente numerosas infecciones respiratorias, intestinales, óticas y urinarias ocasionadas por bacterias y virus (como consecuencia de las inmunoglobulinas que contiene la leche).
  • Se reduce la incidencia de alergias, eccemas, cólicos del lactante y vómitos y el desarrollo a largo plazo de otras enfermedades como diabetes mellitus, enfermedad de Crohn, obesidad o cardiopatías.

La lactancia natural solo está contraindicada en caso de aparición de ictericias graves en el niño, de que el niño tenga enfermedades congénitas del metabolismo (galactosemia, intolerancia a la lactosa…), de que la madre padezca enfermedades infecciosas graves, de que exista una escasa producción de leche  o de que existan malformaciones en la madre o el niño que impidan la lactancia.

Lactancia artificial

Este tipo de lactancia se produce cuando no es posible llevar a cabo una lactancia natural. Existen los siguientes tipos de fórmulas lácteas para la alimentación infantil:

  • Fórmula de inicio: Se caracteriza porque cubre por sí sola los requerimientos nutricionales del lactante hasta los 6 meses. Esta fórmula se elabora modificando la composición de la leche de vaca para que se aproxime a la humana (se redúcela cantidad de proteínas, se incrementa la cantidad de hidratos de carbono, se modifica el perfil de aminoácidos, grasas, vitaminas y minerales y se añaden ciertos compuestos nitrogenados como taurina, carnitina y nucleótidos).
  • Fórmula de continuación: Esta fórmula está diseñada para su empleo a partir de los 6 meses de edad, y siempre formando parte de una alimentación mixta en la que se van introduciendo paulatinamente nuevos alimentos. La composición de esta fórmula es más flexible que la de inicio y se puede utilizar hasta los 3 años.
  • Fórmulas especiales: En este grupo se incluyen fórmulas para niños con necesidades especiales. Existen fórmulas para niños prematuros, fórmulas sin lactosa (para niños que no tengan suficiente enzima lactasa), fórmulas de soja (para niños con intolerancia a la proteína de la leche), fórmulas elementales (para niños con diarreas severas), hidrolizados proteicos (para niños con alergia a la proteína de la leche de vaca) y fórmulas antirregurgitación (para anular los vómitos y regurgitaciones del lactante).

Lactancia mixta

La lactancia mixta es aquella en la que el lactante consume tanto leche materna como fórmulas lácteas. Este tipo de alimentación se adopta cuando la madre no tiene suficiente cantidad de leche o cuando no dispone del tiempo suficiente para la lactancia natural.

Bibliografía:

  • Gil Hernández, A. 2004. Tratado de nutrición Tomo 3: Nutrición humana en el estado de salud.
  • Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO). www.fao.org
  • Proyecto Henufood (Health and Nutrition from Food) www.henufood.com

Otros artículos que pueden interesarte:

También te puede interesar...close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies