Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

Alimentación en la infanciaLa infancia es un periodo de crecimiento lento y estable en el que la talla aumenta de 5 a 7 cm por año y el peso aumenta en torno a 2,5 y 3 Kg por año. Este periodo puede dividirse en dos etapas: la etapa preescolar que va de los 3 a los 6 años y la etapa escolar que va de los 6 a los 12 años

En la etapa preescolar es muy importante la educación nutricional porque los niños empiezan a interesarse por los alimentos, a preferir algunos de ellos, a ser caprichosos con las comidas, a tener poco apetito y a rechazar o negarse a probar nuevos alimentos. Por ello, es preciso establecer tempranamente en el niño hábitos dietéticos que aseguren una ingesta rica y variada de alimentos, que le permitan una adecuada nutrición, un óptimo crecimiento, y una apropiada capacidad de selección de los alimentos.

En la etapa escolar el niño desarrolla un tipo de alimentación más independiente de la familia, el desayuno suele ser rápido y escaso, la merienda suele contener demasiados bollos y bebidas azucaradas y el horario de las comidas se hace más irregular debido a las actividades educativas.

Necesidades nutricionales en la infancia

  • Necesidades energéticas: Las recomendaciones energéticas en las edades preescolar y escolar deben ajustarse de forma individual, teniendo en cuenta el peso, la velocidad de crecimiento y el grado de actividad física, pero son aproximadamente de 1200-1800 kcal/día en niños entre 3 y 8 años y de 1600-2000 kcal /día en niños de entre 9 y 12 años.
  • Necesidades de proteínas: Las necesidades de proteínas se expresan en relación con el peso corporal que corresponda a la estatura y desarrollo del niño, pero por lo general se recomienda que aporten un 11-15% de las calorías de la dieta. Un 60% de las proteínas debe ser de origen animal y un 40% de origen vegetal.
  • Necesidades de grasas: Se recomienda que la grasa aporte un máximo del 35 % de las calorías de la dieta (un 15-18% procedente de grasas monoinsaturadas y no más de un 10% procedente de grasas saturadas).
  • Necesidades de hidratos de carbono: Los hidratos de carbono deben aportar aproximadamente el 50% de las calorías diarias. Dentro de los hidratos de carbono deben predominar los complejos (presentes en los cereales, las legumbres y las patatas) frente a los simples (presentes en las frutas, la miel o los dulces).
  • Necesidades de vitaminas y minerales: Es necesario proporcionar al niño una alimentación variada para asegurar un aporte adecuado de todas las vitaminas y minerales. En la infancia son de especial importancia los siguientes minerales:
  • Calcio: Es esencial para la formación del esqueleto, por lo que la alimentación debe ser rica en productos que lo contengan como los lácteos (leche, queso, yogur, etc.) y pescados que se consumen con espina (boquerones, sardinas en conserva, etc.).
  • Hierro: Las necesidades de hierro son muy elevadas durante los periodos de crecimiento rápido, por lo que el aporte de este mineral es esencial en este periodo. Como fuentes de hierro destacan las carnes rojas, el hígado o los huevos.

Recomendaciones para una alimentación saludable en la infancia

Las principales recomendaciones dietéticas para los niños de edad preescolar y escolar son las siguientes:

  • Organizar la alimentación en horarios fijos en la medida de lo posible y de modo que se realicen 5 comidas al día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).
  • Llevar una dieta sea variada en la que se consuma la mayor diversidad de alimentos posible y no sólo aquellos alimentos que gustan.
  • Potenciar el consumo de verduras, cereales, legumbres y frutas.
  • Limitar el consumo de comida rápida, pues contribuye a la formación de malos hábitos alimentarios y a la obesidad infantil.
  • Limitar el picoteo y el abuso de bollos, dulces, refrescos y aperitivos (snacks).
  • Limitar el consumo de embutidos y carnes grasas.
  • Beber preferentemente agua y en ningún caso consumir bebidas alcohólicas (incluso de baja graduación).
  • No utilizar la comida como un modo de resolver problemas que nada tienen que ver con la alimentación (aburrimiento, tensiones, ansiedad, etc.).
  • Evitar un consumo excesivo de sal.
  • Complementar una alimentación saludable con la práctica de ejercicio físico.

Bibliografía:

  • Gil Hernández, A. 2004. Tratado de nutrición Tomo 3: Nutrición humana en el estado de salud.
  • La alimentación de tus niños y niñas. Nutrición saludable de la infancia a la adolescencia. Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad. Madrid 2010.
  • Proyecto Henufood (Health and Nutrition from Food) www.henufood.com

Otros artículos que pueden interesarte:

También te puede interesar...close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies