Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

EnergíaLos requerimientos energéticos se definen como la energía que es necesario obtener a partir de los alimentos para cubrir los gastos correspondientes al meta­bolismo basal, la termogénesis y la actividad física. Además, en ciertas situaciones fisiológicas especiales como el crecimiento, la gestación y la lactancia, las necesidades energéticas se incrementan para la formación de estructuras corporales, el desarrollo del feto y la producción de leche, respectivamente.

Metabolismo basal

El metabolismo basal suele representar el 60-70% del gasto energético total en personas sedentarias y es la fracción del gasto energé­tico destinada al mantenimiento de las funciones vitales: circulación de la sangre, respiración, excreción, mantenimiento de la temperatura corporal, transmisión del impulso nervioso, manteni­miento del tono muscular, etc. Este componente del gasto energético corresponde a la suma de los gastos metabólicos de cada uno de los órganos y sistemas, fundamen­talmente hígado (26%), músculo (25%), sistema nervioso (18%), corazón (9%) y riñones (7%).

El metabolismo basal depende de los siguientes factores:

  • Peso y composición corporal: El metabolismo basal es mayor cuanto mayor sea el peso de la masa magra del organismo (el tejido adiposo tiene una baja actividad metabólica en relación con el resto de los tejidos, por lo que tener un exceso de grasa no incrementa sustancialmente el metabolismo basal).
  • Edad: El metabolismo basal disminuye con la edad a ritmo de aproximadamente 1-2% por década. Esta disminución se debe a la progresiva pérdida de masa magra asociada al envejecimiento.
  • Sexo: El metabolismo basal de las mujeres es un 5-10% más bajo que el de los hombres debido a que presentan una proporción mayor de masa grasa y menor de masa muscular.
  • Forma física: Los deportistas tienen un metabolismo basal un 5% superior al de las personas sedentarias debido a que tienen un mayor desarrollo muscular.
  • Estado de salud: La fiebre incrementa el metabolismo basal alrededor de un 13% por cada grado que sube la temperatura corporal por encima de los 37ºC. Además, las endocrinopatías, como el hipertiroidismo y el hipotiroidismo, aumentan y reducen el gasto energético, respectivamente.

Termogénesis

La termogénesis es la capacidad del organismo de generar calor mediante reacciones metabólicas y puede ser inducida por la ingesta de alimentos, por sustancias como la cafeína o la nicotina y por la temperatura.

  • Termogénesis inducida por los alimentos: Este tipo de termogénesis es el más importante (representa un 10% del gasto energético total en personas sedentarias), y en él se produce un aumento del consumo de energía como consecuencia los procesos de digestión, absorción, transporte, metabolismo y almacenamiento de los nutrientes.
  • Termogénesis inducida por otras sustancias: Algunas sustancias como la cafeína, las anfetaminas, la efedrina o la nicotina del tabaco inducen un incremento del gasto energético.
  • Termogénesis inducida por la temperatura: En este tipo de termogénesis se produce un incremento en el gasto energético a temperaturas menores o mayores a las de la zona de neutralidad térmica (24-27ºC). Como las personas suelen ajustar su vestimenta para mantener una temperatura de confort, este gasto energético suele ser pequeño.

Actividad física

El gasto energético por actividad física es el más variable entre los individuos, ya que depende de la intensidad, la duración y la frecuencia con la que cada persona realice la actividad y puede variar de 100 kcal/día en sujetos sedentarios hasta 3000 kcal/día en atletas. Este gasto energético por actividad física incluye desde la energía consumida durante las actividades deportivas hasta la consumida durante la jornada laboral y las actividades cotidianas o de ocio.

Situaciones fisiológicas especiales

En las siguientes situaciones fisiológicas el gasto energético se ve modificado:

  • Crecimiento: Los requerimientos energéticos en los niños incluyen la energía necesaria para el crecimiento. Si se indica como porcentaje de las necesidades energéticas totales, el crecimiento supone el 35% el primer mes de vida, va disminuyendo hasta el 3% a los 12 meses de edad y permanece así hasta la pubertad, cuando aumenta hasta el 4%.
  • Gestación: Durante la gestación, los requerimientos energéticos aumentan para el desarrollo del feto y de los tejidos maternos (pla­centa, útero, glándulas mamarias y tejido adiposo), pudiendo llegar a un total de 80.000 kcal durante todo el proceso.
  • Lactancia: Durante la lactancia, la cantidad de energía requerida se incrementa para producir la leche en unas 800 kcal/día en el primer semestre y 640 kcal/día en el segundo semestre.

Bibliografía:

  • Gil Hernández, A. 2004. Tratado de nutrición Tomo 1: Bases fisiológicas y bioquímicas de la nutrición.
  • Mahan, L., Escott Stump, S. y Raymond, J. 2013. Krause dietoterapia.
  • Ross, A.C., Caballero, B., Cousins, R.J., Tucker, K.L. y Ziegler, T.R. 2014. Nutrición en la salud y la enfermedad.

Otros artículos que pueden interesarte:

También te puede interesar...close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies