Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

AguaEl agua es el principal componente del cuerpo humano y resulta esencial para multitud de procesos fisiológicos como la digestión, la eliminación de desechos metabólicos, el transporte de nutrientes, la regulación de la temperatura corporal  y el funcionamiento del aparato circulatorio.

Contenido en agua del organismo y su distribución.

El contenido de agua en el cuerpo humano varía entre el 45% y el 75 % de la masa total, con un valor medio cercano al 60%. Estos porcentajes difieren en función de los siguientes parámetros:

  • Edad: El contenido en agua disminuye según aumenta la edad. Los recién nacidos presentan un contenido en agua corporal muy alto (cercano al 75%), mientras que los ancianos pueden llegar a tener un contenido en agua corporal de tan solo el 45%.
  • Composición corporal: El tejido adiposo tiene muy poca agua (tan solo el 10%), mientras que otros tejidos corporales como el tejido muscular, la piel o el tejido cardiaco tienen mucha agua  (entre el 70 y el 80%) por lo que, cuanto más tejido adiposo tiene un individuo menor es su porcentaje de agua. El agua del organismo no se relaciona con el peso total del individuo sino con su peso libre de grasa o peso magro (el agua corporal total en adultos representa entre el 70 y el 75% del peso magro).
  • Sexo: Las mujeres presentan un contenido de agua inferior a los hombres debido a que tienen más tejido adiposo.

El agua se distribuye en nuestro organismo en distintos compartimentos acuosos, que se encuentran separados por membranas celulares. El 66% del agua corporal es líquido intracelular, mientras que el 33% restante es líquido extracelular. El líquido extracelular se puede dividir a su vez en líquido intersticial (80% del líquido extracelular) y plasma (20% del líquido extracelular). Además, existe una pequeña cantidad de agua transcelular que se localiza en las articulaciones, el sistema cerebroespinal y los globos oculares.

Balance hídrico

Es fundamental que en el interior del organismo exista un balance hídrico adecuado, es decir, que el consumo de agua junto a la producción de la misma de forma endógena esté equilibrado con las pérdidas de agua.

El agua del organismo puede tener las siguientes procedencias:

  • Agua de bebida y otras bebidas (alrededor de 1,4 l /día): Es el principal aporte hídrico al organismo y se realiza a través de la ingesta de agua potable o de bebidas con un alto contenido en agua (entre el 85 y 90 %) como los refrescos, la leche, los zumos, las infusiones, el café o las sopas y caldos.
  • A través de los alimentos (alrededor de 700 ml/día): El aporte de agua de los alimentos es bastante elevado, aunque varía mucho en función del tipo de alimento. Las frutas y verduras contienen entre un 70 y un 90% de agua, el pescado entre un 65 y un 80%, la carne entre un 45 y un 65%, los huevos un 75%, los cereales un 35% y los frutos secos tan solo entre un 1 y un 5%.
  • Por la oxidación metabólica (alrededor de 300 ml/día): Se estima que la producción promedio de agua metabólica en personas sedentarias es de 300 ml/día. Hay que tener en cuenta que esta producción de agua metabólica se incrementa linealmente con el gasto de energía por lo que cuando la actividad física es intensa es posible que se produzcan hasta 600 ml/día de agua.

Las pérdidas de agua en el organismo ocurren por cuatro vías distintas:

  • Pérdidas renales: Agua perdida a través de la orina (alrededor de 1,5 l/día).
  • Pérdidas cutáneas: Agua perdida  por medio del sudor (alrededor de 350 ml/día).
  • Pérdidas pulmonares: Agua perdida a través de la respiración (alrededor de 400 ml/día).
  • Pérdidas digestivas: Agua perdida en las heces (alrededor de 150 ml/día).

Deshidratación

La deshidratación es el proceso en el cual se pierde parte del agua corporal, originando un déficit en el organismo. Cuando las pérdidas de líquido representan más de un 1% se produce una disminución del rendimiento físico, una menor capacidad de termorregulación y una disminución del apetito, un déficit de agua superior al 4% produce una disminución del rendimiento físico más grave, dificultades en la capacidad de concentración mental, dolor de cabeza, irritabilidad, somnolencia y aumento de la temperatura corporal y un déficit de agua superior al 8% puede producir graves secuelas, llegando incluso a la muerte.

Bibliografía:

  • Iglesias Rosado, C., Villarino Marín, A.L., et al. 2011. Importancia del agua en la nutrición de la población española: documento FESNAD 2010. Nutrición Hospitalaria. 26(1):27-36.
  • Gil Hernández, A. 2004. Tratado de nutrición Tomo 1: Bases fisiológicas y bioquímicas de la nutrición.
  • Proyecto Henufood (Health and Nutrition from Food) www.henufood.com

Otros artículos que pueden interesarte:

También te puede interesar...close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies