Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

Fibra dietéticaLa fibra dietética está constituida por un conjunto de sustancias de origen vegetal que resisten la hidrólisis de los enzimas digestivos humanos y llegan intactos al colon donde algunos pueden ser hidrolizados y fermentados por la flora colónica. Los principales componentes de la fibra dietética son los polisacáridos (celulosa, hemicelulosas, pectinas, beta-glucanos, gomas, mucílagos y almidón resistente a la digestión), los oligosacáridos  (frutooligosacaridos, galactooligosacáridos e inulina) y la lignina. Dependiendo de la composición de una determinada fibra alimentaria ésta se puede clasificar por su grado de solubilidad en soluble o insoluble y por su capacidad para ser fermentada por las bacterias intestinales, en fermentable o no fermentable.

Efectos fisiológicos de la fibra

La fibra ejerce una serie de efectos fisiológicos en el organismo, entre los que destacan los siguientes:

  • Mejora de la higiene bucal: Las dietas con alto contenido en fibra requieren más tiempo de masticación y una mayor salivación que repercute en la mejora de la higiene bucal.
  • Aumento de la sensación de saciedad: Las fibras solubles enlentecen el vaciamiento gástrico y aumentan la distensión del estómago produciendo la sensación de saciedad.
  • Disminución de la absorción de colesterol, glucosa, lípidos, aminoácidos y minerales: La fibra soluble absorbe agua, por lo que la capa de agua que deben atravesar los compuestos para absorberse es mayor y se absorben menos compuestos, asimismo las sustancias que forman la fibra se unen a ciertos minerales como el calcio, el hierro, el cobre o el zinc disminuyendo su absorción.
  • Producción de gas: Este es el principal efecto adverso del consumo de fibra y se produce como consecuencia de la fermentación de la fibra por bacterias anaerobias en el colon. Puede producir distensión abdominal, flatulencias y dolor abdominal.

Aplicaciones terapéuticas de la fibra dietética

Un consumo adecuado de fibra dietética puede tener efectos beneficiosos sobre diversas enfermedades:

  • Estreñimiento: La fibra incrementa el peso de los contenidos intestinales, facilitando que se produzca la evacuación normal de los mismos.
  • Diverticulosis: La fibra previene la formación de divertículos al aportar masa suficiente a los contenidos intestinales.
  • Diarrea: La fibra fermentable es útil para evitar la diarrea al favorecer la proliferación de flora colónica beneficiosa (lactobacilos y bifidobacterias) y disminuir la proliferación de microorganismos patógenos. Asimismo la producción de ácidos grasos de cadena corta en la fermentación de la fibra se asocia a una mayor absorción intestinal de agua y sodio y por lo tanto a una disminución de la diarrea.
  • Colitis ulcerosa: La producción de ácidos grasos de cadena corta por la fermentación de la fibra se asocia a una mejoría en la enfermedad.
  • Cáncer colorrectal: Los ácidos grasos de cadena corta producidos en la fermentación de la fibra ejercen una función protectora frente a este tipo de cáncer por sus efectos sobre la proliferación celular. Además la fibra fija los ácidos biliares evitando su conversión ácidos biliares secundarios, algunos de los cuales son procarcinógenos.
  • Enfermedades cardiovasculares: Un consumo adecuado de fibra disminuye entre un 12 y un 20% el riesgo de enfermedad cardiovascular al limitar la absorción de colesterol.
  • Diabetes: La fibra reduce los niveles de glucemia en los pacientes con diabetes al retrasar el vaciamiento gástrico y disminuir la absorción de glucosa.

Recomendaciones de ingesta de fibra

La recomendación del consumo de fibra dietética se sitúa entre los 20 y los 35 gramos al día o basándose en el contenido calórico de la dieta entre 10 y 13 gramos por cada 1000 kcal. Las fuentes principales de fibra alimentaria en la alimentación son los cereales, las legumbres, las verduras, las frutas y los frutos secos. Se recomienda tomar diariamente seis raciones de cereales, tres raciones de verduras y dos raciones de frutas y semanalmente cuatro raciones de legumbres para obtener un consumo de fibra adecuado.

Bibliografía:

  • Escudero Álvarez, E. y González Sánchez, P. 2006. La fibra dietética. Nutrición Hospitalaria. 21 (Supl 2):61-72.
  • Gil Hernández, A. 2004. Tratado de nutrición Tomo 1: Bases fisiológicas y bioquímicas de la nutrición.
  • Mataix Verdú, J. 2009. Nutrición y alimentación humana

Otros artículos que pueden interesarte:

También te puede interesar...close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies