Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

Obesidad infantilLa obesidad es la enfermedad nutricional más frecuente en niños y adolescentes en los países desarrollados (más del 10% de los niños y adolescentes en edad escolar son obesos). Esta enfermedad  se caracteriza por un exceso de grasa que en los niños prepuberales se distribuye de manera uniforme por el organismo depositada bajo la piel, mientras que en adolescentes se tiende a acumular en el interior del abdomen. Aunque la OMS ha establecido el índice de masa corporal (IMC) como la medida de referencia para valorar el grado de obesidad, en los niños este parámetro varía considerablemente con la edad a causa del crecimiento y del desarrollo, por lo que es preferible utilizar tablas de percentiles con unos puntos de corte específicos para cada edad.

La obesidad infantil se puede clasificar en función de  la causa que la provoca en:

  • Obesidad simple o exógena: En este tipo de obesidad, que se presenta en el 95% de los casos, el exceso de peso es debido a la ingesta de dietas hipercalóricas y a una escasa actividad física.
  • Obesidad orgánica o endógena: En este tipo de obesidad, que se presenta tan solo en el 5% de los casos, el exceso de peso está asociado a patologías del sistema endocrino, a lesiones del sistema nervioso central o a síndromes dismórficos.

Factores implicados en la aparición de la obesidad infantil.

La obesidad infantil es una enfermedad compleja en la que existen múltiples factores implicados. Los principales son los siguientes:

  • Factores genéticos: El riesgo de padecer obesidad infantil es mayor si los padres son obesos (4 veces mayor si un padre es obeso y 8 veces mayor si ambos padres lo son).
  • Factores ambientales: El estilo de vida está directamente relacionado con el desarrollo de la obesidad infantil. Los niños con mayor riesgo de padecer obesidad infantil son aquellos que de bebés han sido alimentados con fórmulas artificiales en lugar de con leche materna, los que consumen pocas frutas y verduras y un excesivo número de bollos o refrescos, los que dedican mucho tiempo a actividades sedentarias como ver la televisión o jugar a los videojuegos y poco tiempo a realizar actividad física y deporte  y aquellos con un nivel socioeconómico bajo.

Complicaciones de la obesidad infantil

La obesidad infantil constituye un grave problema de salud pública por ser un factor de riesgo para la aparición diversas enfermedades:

  • Complicaciones psicológicas: Los niños obesos suelen tener poca autoestima y una sensación de inferioridad o rechazo que puede desencadenar actitudes antisociales, aislamiento, depresión y, frecuentemente, un aumento de la ingesta que perpetúa la obesidad.
  • Complicaciones médicas: La obesidad infantil aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, trastornos digestivos y trastornos hepáticos. Asimismo los niños con obesidad infantil pueden presentar alteraciones en el desarrollo (pubertad adelantada, ginecomastia, etc.), alteraciones respiratorias y problemas en las articulaciones debidos al excesivo peso que tienen que soportar.

Tratamiento de la obesidad infantil.

El objetivo del tratamiento de la obesidad infantil es conseguir un peso adecuado para la talla del niño y conservar posteriormente ese peso dentro de los límites normales, al mismo tiempo que se mantiene un crecimiento y desarrollo normal. Este tratamiento es multidisciplinar e incluye:

  • Tratamiento dietético: Con este tratamiento se persigue la estabilización del peso para que a medida que el niño va creciendo el porcentaje de grasa corporal vaya disminuyendo. No se reduce la energía consumida, sino que se reorganiza la dieta para que sea equilibrada en nutrientes, evitando a la vez el consumo de ciertos alimentos ricos en grasa y azúcar. También se promueve que el niño adquiera unos hábitos dietéticos saludables, para que no vuelva a recuperar peso con posterioridad.
  • Ejercicio físico: El seguimiento de pautas de actividad física favorece la pérdida de peso, mejora el bienestar psicosocial, la autoestima, la movilidad y el estado cardiovascular y ayuda a mantener el peso una vez que se ha adelgazado.
  • Tratamiento psicológico: En este tratamiento se llevan a cabo una serie de técnicas de modificación de la conducta encaminadas a conseguir una mejora de la autoestima personal del niño y un autocontrol frente a la comida.
  • Tratamiento farmacológico y quirúrgico: Estos tratamientos solo están indicados en casos excepcionales en los que la obesidad es muy severa y deben formar parte de un abordaje integral que incluya una dieta adecuada, actividad física y una intervención psicológica. Los fármacos más utilizados son la sibutramina (actúa inhibiendo el apetito) y el orlistat (actúa disminuyendo la absorción de grasa). En cuanto al tratamiento quirúrgico existen diferentes técnicas de cirugía bariátrica que se pueden clasificar en restrictivas (producen la disminución de la capacidad gástrica), malabsortivas (producen la disminución de la absorción intestinal de los nutrientes) y mixtas.

Bibliografía:

  • Chueca, M., Azcona, C., Oyarzabal, M. 2002. Obesidad infantil. Anales del sistema sanitario de Navarra. 25 (Supl 1):127-141
  • Proyecto Henufood (Health and Nutrition from Food) www.henufood.com
  • Organización Mundial de la Salud www.who.int 

Otros artículos que pueden interesarte:

También te puede interesar...close

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies