La alimentación en la prehistoria

La alimentación en la prehistoria

04 - 01 - 2019 0 comentarios Dietista Madrid

Los seres humanos somos primates de la familia de los homínidos y, dentro de ésta, del género Homo. Existen pocas evidencias acerca de la dieta de los homínidos anteriores al género Homo, pero por el estudio de sus dientes fósiles se puede deducir que era básicamente vegetal. Dentro de estos homínidos se pueden distinguir al género Ardipithecus, con una dieta básicamente frugívora, al género Australopithecus, con una dieta basada en el consumo de hojas, frutos y semillas, pero en la que también incluían insectos y al género Paranthropus, cuyos miembros se alimentaban de hojas, semillas y ramas tiernas.

Género Homo

El primer representante del género Homo fue el Homo habilis, que vivió en África hace unos 2,6 millones de años. Esta especie se caracterizaba por la fabricación y el uso de herramientas del modo 1 (lascas de piedra con bordes cortantes) para conseguir proteínas de origen animal mediante el carroñeo de las carcasas animales y de la médula de los huesos. Este consumo de proteínas cárnicas fue fundamental para la evolución del sistema digestivo y del cerebro (el intestino se acortó porque digerir la carne es más fácil que digerir las fibras vegetales y la energía ahorrada en la digestión permitió el crecimiento del cerebro). El progresivo incremento del consumo de carne no implicó que se abandonaran otras formas de alimentación de origen vegetal como frutas, semillas o tubérculos e incluso animal como los insectos, ya que a partir de aquel momento quedó establecida la estrategia de alimentación generalista y omnívora del género Homo.

Hace unos 1,8 millones de años se desarrolló en África otra especie: el Homo ergaster. Esta especie comenzó a dedicarse a la caza además de consumir carroña y alimentos vegetales y fue la primera fabricante de herramientas que requieren una planificación y una destreza más avanzadas (son las llamadas herramientas del modo 2 como bifaces, picos, etc.). Homo ergaster fue la primera especie que se dispersó fuera de África y dio lugar a la aparición de nuevas especies en Asia y Europa como Homo erectus y Homo georgicus. Hace 800.000 años apareció en Europa la especie Homo antecesor, cuya característica alimentaria más relevante es que recurrían al canibalismo en épocas de escasez.

Hace 400.000 años surgió en Europa la especie Homo Heidelbergensis antepasado del Homo neanderthalensis y en África la especie Homo rhodesiensis el antepasado del Homo sapiens. En este periodo se desarrollaron la vestimenta, el lenguaje articulado, el enterramiento de los muertos y el uso del fuego que, además de proporcionar calor, luz y seguridad, permitió la transformación térmica de los alimentos, lo cual supuso un avance fundamental en el aprovechamiento de los alimentos de origen vegetal y de las carcasas animales.

Hace 200.000 años apareció en Europa el Homo neanderthalensis que fue una especie adaptada a vivir en zonas templadas y frías y que se dedicaba a la recolección de frutos y a la caza de ciervos, cabras, caballos y rinocerontes entre otras especies. Estos homínidos cocinaban la carne y practicaban la antropofagia como ritual.

Homo sapiens

Hace 150.000 años apareció en África el Homo sapiens (nuestra especie), que comenzó cazando elefantes y rinocerontes y continuó con la caza de otros herbívoros de diverso tamaño como caballos, ciervos vacas, cabras o renos según se desplazaba hacia zonas más frías. Con el tiempo Homo sapiens fue desarrollando nuevos hábitos alimentarios que aparte de la caza y la recolección de frutos incluían la explotación de los recursos marinos y fluviales (pescados y mariscos). Poco a poco se organizaron campamentos con grupos más numerosos y organizados en los que comenzaron a desarrollarse técnicas de conservación de los alimentos como el ahumado y a realizarse recolecciones sistemáticas de vegetales para su almacenamiento. Estos campamentos conducirían a la sedentarización, a la domesticación de los animales y a los primeros cultivos durante el Neolítico.

Bibliografía:

Flandrin, J.L. y Montanari, M. 2004. Historia de la alimentación
Mateos Cachorro, A. 2010. Los orígenes de la alimentación humana: una perspectiva evolutiva.
Salas Salvadó, J., García Lorda, P. y Sánchez Ripollés, J. M. 2005. La alimentación y la nutrición a través de la historia.

La alimentación de los fenicios y los cartagineses

La alimentación de los fenicios y los cartagineses

03 - 01 - 2019 0 comentarios Dietista Madrid

La alimentación de los fenicios y los cartagineses

Los fenicios y sus sucesores los cartagineses formaron una de las civilizaciones más importantes de la antigüedad y contribuyeron al intercambio económico y alimentario de los pueblos mediterráneos entre si y de éstos con las civilizaciones de Oriente. Los fenicios habitaron la zona de Líbano, Palestina, Siria y Jordania entre el 3.000 a.C. y el 400 d.C. fundando ciudades como Ugarit, Biblos, Sidón o Tiro. Este pueblo se dedicó fundamentalmente al comercio por el mediterráneo, fundando una serie de colonias comerciales entre las que destacó Cartago. Esta ciudad se fundó en el 814 a.C. y no dejó de ser una colonia más hasta que en el siglo VI a.C. se convirtió en una potencia política y comercial que rivalizó con Roma en los siglos posteriores hasta su destrucción en el 146 a.C. en la tercera guerra púnica.

Alimentos que consumían

Los fenicios y cartagineses tenían una alimentación variada típicamente mediterránea en la que los alimentos autóctonos se combinaban con otros de procedencias más lejanas que obtenían gracias a su intensa actividad comercial. Los alimentos más consumidos eran los siguientes:

Verduras: Ajos, berzas, cebollas, cardos, coles, puerros, pepinos, lechugas, berros y achicoria.
Frutas: Uvas, higos, peras, manzanas, granadas, naranjas, limones, membrillos, melones y sandías.
Frutos secos: Almendras, avellanas, pistachos, castañas, nueces, piñones, dátiles e higos secos.
Legumbres: Guisantes, garbanzos, guisantes y habas.
Cereales: Trigo, cebada, mijo, sorgo (eran consumidos en forma de granos asados, en forma de gachas de harina de varios cereales o en forma de panes y tortas sin levadura).
Carnes: Carne procedente de la cría de cabras, ovejas, bóvidos, cerdos y gallinas, así como de la caza de palomas, liebres y conejos
Lácteos: Leche y queso de cabra u oveja.
Huevos y miel: Eran utilizados en la elaboración de dulces.
Alimentos de origen marino: Pescados (dorada, lubina, salmonete, caballa, esturión, lenguado y atún), moluscos, cangrejos y sepias.
Grasas: Utilizaban principalmente aceite de oliva en el cocinado de los alimentos (fundamentalmente para las frituras).
Hierbas aromáticas: Mostaza, tomillo, laurel, azafrán, hinojo, romero y menta.
Condimentos: Sal y vinagre (destacaban en la fabricación de salazones de carne o pescado y de encurtidos).
Bebidas: Vino, cerveza e infusiones endulzadas con miel.

La preparación y el consumo de los alimentos
Aunque se conocen bien los alimentos que consumían los fenicios y cartagineses, la información sobre cómo se consumían esos alimentos es muy escasa y, por ejemplo, no se sabe nada sobre la distribución de las comidas a lo largo del día. La preparación de los alimentos (a cargo de la esposa, los sirvientes o, en ciertos casos, cocineros profesionales) se hacía en habitaciones especiales cercanas a las despensas o al aire libre en hornos de terracota, utilizando métodos de cocción como el asado y el hervido o la fritura en marmitas o sartenes cerámicas. La vajilla de mesa se componía de una gran variedad de tazas, platos hondos y cántaros de cerámica o terracota, mientras que las mesas y sillas no eran de uso habitual por lo que la comida se solía consumir sentados en el suelo en torno a una estera.

Bibliografía:

Flandrin, J.L. y Montanari, M. 2004. Historia de la alimentación
Salas Salvadó, J., García Lorda, P. y Sánchez Ripollés, J. M. 2005. La alimentación y la nutrición a través de la historia.

4 alimentos imprescindibles para aumentar masa muscular

04 - 10 - 2018 0 comentarios Dietista Madrid

La dieta es esencial cuando se quiere aumentar masa muscular. Aunque entrenes de forma regular, los músculos no podrán aumentar de tamaño si no tienen el alimento necesario para ello. Incluyendo estos 5 alimentos de forma habitual en tu dieta notarás cómo los resultados serán más notorios y en menos tiempo.

1. Huevos

La clara de huevo tiene un contenido en proteínas de 6 a 8 gramos en cada huevo. Además, los huevos poseen grandes cantidades de vitaminas, zinc, hierro y calcio. Para evitar problemas de colesterol consume solamente una yema al día, mientras que claras puedes tomar todas las que quieras.

2. Pechuga de pollo

El pollo es un animal con muy poca grasa, mientras que 100 gramos de pechuga te aportarán 30 gramos de proteínas. Además el pollo se caracteriza por poderse cocinar de muchas formas distintas y combinar con todo tipo de alimentos, por lo que nunca te cansarás de comerlo.

3. Aceite de Onagra

El aceite de onagra tiene muchas propiedades beneficiosas para el organismo, siendo una de ellas que tu cuerpo se recupera más rápidamente después del entrenamiento. Esto hará que puedas ejercitarte más a menudo, mejorando tus resultados. Puedes encontrar el aciete de onagra para cocinar en herbolarios o en forma de cápsulas en cualquier farmacia.

4. Piña

La piña contiene una enzima llamada bromelein que se encarga de digerir las proteínas. Además, ayuda a eliminar las grassas por lo que los músculos se marcarán con más facilidad.

La alimentación puede ayudarte a ser más feliz

04 - 10 - 2018 0 comentarios Dietista Madrid

Seguro que alguna vez te has preguntado: quiero ser feliz, ¿qué tengo que hacer? Aunque no lo creas, la alimentación tiene muchísimo que ver en tu estado de ánimo, teniendo la capacidad de hacerte más feliz o como mínimo que tengas menos tendencia a entrar en un estado depresivo.

Esto no significa que cuando estés deprimido o deprimida tengas que hincharte a comer chocolate y dulces. Se trata más bien de aprender a alimentarte de forma saludable pero sabiendo cómo hacerlo bien. Piensa también que aunque los dulces te hagan sentir bien a corto plazo también te harán ganar paso, lo que podría quitarte autoestima y hacerte sentir mal.

Reducir la ansiedad

Una de las hormonas que se encarga de reducir la sensación de ansiedad es la serotonina. Ésta se encuentra en algunos alimentos como el queso o la leche, la carne, el chocolate, el plátano, el huevo o los frutos secos. Tomando estos alimentos por la mañana nos sentiremos menos estresados durante el día. Eso sí, en el caso del chocolate o los frutos secos es suficiente con tomar una pequeña cantidad para que hagan efecto. En los otros casos tomaremos una ración normal.

Alejar la depresión

Para evitar caer en la depresión es recomendable seguir una dieta saludable, con una cantidad importante de antioxidantes y ácidos grasos poliinsaturados. En cambio debes evitar los ácidos grasos saturados, presentes en la comida basura y la bollería industrial. Los antioxidantes se encuentran en las frutas y verduras frescas, sobre todo las de color rojo, mientras que como grasa se recomienda sobre todo usar aceite de oliva crudo.

Otro componente que actúa de forma beneficiosa para el estado de ánimo es el omega 3. Este se encuentra sobre todo en el pescado, por lo que si no lo comes habitualmente es posible que tengas un déficit. Si no te gusta el pescado o no puedes comerlo, también lo encontrarás en los frutos secos, sobre todo en las nueces.

Batidos de proteínas explicados

16 - 11 - 2016 0 comentarios Dietista Madrid

Solían ser del dominio exclusivo de los culturistas, pero ahora los batidos de proteínas son una vista común en el gimnasio. Pero, ¿cuántas personas que toman batidos realmente saben lo que está en sus batidos, cuando deberían tomarlos, cuánto deben tener y la diferencia entre los diferentes tipos? Esta guía definitiva responde a todas estas preguntas y mucho más. Vamos a hablar de los batidos de proteínas explicados.

¿Qué es la proteína?

Todas las piezas que componen las proteínas son llamados aminoácidos. Hay 20 de estos aminoácidos, que el cuerpo utiliza para fabricar las proteínas que requiere. Estos se pueden dividir en dos grupos: fuentes animales (conocido como proteínas completas) que contienen una gran cantidad de aminoácidos, y fuentes de plantas (conocido como proteínas incompletas) que contienen pocos aminoácidos. Los aminoácidos adquirida en tu dieta, junto a los que tu cuerpo produce para sí mismo, también se utilizan para construir muchas otras proteínas diferentes. Todas estas proteínas cumplen muchas funciones corporales, que van desde la producción de hormonas y ayudar a sustancias de transporte en la sangre, para ayudar al crecimiento y reparación de los músculos. Fibras musculares minúsculas se rasgan cuando se hace ejercicio y con el fin de reparar – y por lo tanto se hacen más grandes y más fuertes – estas fibras requieren un flujo constante de aminoácidos para alimentar el proceso.

¿Cuánto necesito?

La elaboración de la cantidad de proteína que consumes a diario es un gran primer paso a la hora de decidir lo que, en tu caso, los productos de proteína que se deberían comprar, porque es posible que ya tengas lo suficiente en tu dieta actual. La cantidad diaria mínima recomendada para un adulto es de 0,8 g de proteína por kilogramo de peso corporal. Al hacer ejercicio con regularidad y tratar de ganar masa muscular esta cantidad debe aumentar a alrededor 2-2.5g de proteína por kg de peso corporal. Por ejemplo, si pesas 90kg debes tratar de consumir entre 180-225g de proteína al día.

¿Debo tomar batidos de proteínas?

Si no estás recibiendo suficiente proteína a través de tu dieta tendrá problemas para hacer ganancias en el gimnasio, no importa lo duro que trabajes porque tu cuerpo no tiene suficientes proteínas para reconstruir y reparar tus músculos de manera eficaz. Siempre que sea posible se debe tratar de conseguir más proteína a través de fuentes naturales como la leche, los huevos, la carne y el pescado, ya que son elaborados y tienen un valor nutricional más alto como resultado. Sin embargo, los productos de proteína tales como batidos y barras pueden ser una buena manera de conseguir convenientemente una proteína potente, rápida  y que tenga efecto directamente después de una sesión de entrenamiento.

Ahora ya sabes de qué se componen los batidos de proteínas explicados y pocas dudas tendrás acerca de por qué tomarlos.