Dietista nutricionista a domicilio en Madrid - y 636 331 640 - L a V de 9:00 a 21:00 y S de 10:00 a 14:00 dietistaencasa@hotmail.com

alimentación y cancerLa relación entre la nutrición y el cáncer es doble, por un lado una alimentación inadecuada puede aumentar la incidencia de determinados cánceres (aproximadamente el 30-40% de los cánceres en hombres tiene relación con la alimentación, y hasta el 60% en el caso de las mujeres) y por el otro lado el propio cáncer y sus tratamientos pueden inducir la aparición de desnutrición.

Alimentación en la prevención del cáncer

La dieta es la segunda causa prevenible de cáncer después del tabaco y una correcta alimentación junto con la práctica habitual de actividad física y el mantenimiento de un índice de masa corporal adecuado, puede contribuir a reducir la incidencia de cáncer entre el 30 y 40%. Los principales factores relacionados con la dieta que aumentan el riesgo de cáncer son el sobrepeso y obesidad (el riesgo aumenta de manera proporcional al grado de sobrepeso), el alcohol (el riesgo se asocia al consumo elevado de alcohol y no a ninguna bebida en concreto),  las aflatoxinas (el consumo de alimentos contaminados con estas toxinas aumenta el riesgo de padecer cáncer de hígado) y las aminas heterocíclicas formadas en el proceso de cocinado de las carnes rojas. Los alimentos además pueden ser vehículo de residuos pesticidas, agentes organoclorados o compuestos químicos con potencial efecto cancerígeno e incluso una forma inadecuada de conservación y/o de preparación de los alimentos puede favorecer la formación de compuestos con acción carcinógena. El principal factor dietético con un posible efecto protector sobre el cáncer es el consumo de frutas y verduras (el riesgo de cáncer es mayor para niveles de consumo inferiores a 200 g/día), ya que estos alimentos contienen diversos nutrientes y elementos no nutritivos (por ejemplo vitamina C, vitamina E, caroteno, selenio, fibra, flavonoides o clorofila) que actúan como inhibidores de los procesos cancerosos.

Causas y consecuencias de la desnutrición en los pacientes con cáncer

La desnutrición en los pacientes on­cológicos es muy frecuente y su prevalencia varía en función del tipo de cáncer, el estadio de la enfermedad y la respuesta al tra­tamiento, oscilando entre el 40 % (cáncer de mama, leucemia o sarcomas) y el 80% (cáncer gástrico y pancreático). Los factores causantes de la desnutrición y de la pérdida de peso pueden clasificarse en dos grandes grupos:

  • Incapacidad para asimilar nutrientes, como consecuencia de la anorexia, obstrucción gastro­intestinal o malabsorción inducidas por la presen­cia del tumor o los tratamientos administrados.
  • Anomalías en el metabolismo de los macro­nutrientes, causadas por alteraciones hormonales.

La importancia de esta clasificación radi­ca en el hecho de que es más probable que la te­rapia nutricional consiga recuperar la masa magra en pacientes que presentan incapacidad para asimilar nutrientes que en aquellos con anomalías del metabolismo (en estos últimos, el au­mento de peso se producirá fundamentalmente por un incremento de la masa grasa y el agua cor­poral).

Las causas de la desnutrición en el paciente oncológico también se pueden clasificar en:

  • Causas relacionadas con el tumor: Las principales causas relacionadas con el tumor son las alteraciones mecánicas o funcionales del aparato digestivo (los tumores del aparato digestivo o los pulmonares pueden inducir malnutrición por alteracion en la masticación  o en la salivación y dolor en la deglución) y las alteraciones del metabolismo provocadas por el tumor.
  • Causas relacionadas con el paciente: Algunos pacientes tienen hábitos como el consumo de tabaco y alcohol que pueden provocar anorexia, pérdida de apetito y disminución de la absorción de nutrientes y otros pueden presentar alteraciones psicológicas como ansiedad o depresión que pueden provocar una alteración en la ingesta de alimentos que dé lugar a un deterioro progresivo de la nutrición.
  • Causas relacionadas con los tratamientos oncológicos: Tanto la cirugía como los tratamientos radioterápicos y quimioterápicos pueden provocar complicaciones como dolor, anorexia, alteraciones en la masticación, hipogeusia, disgeusia, nauseas, vómitos, diarrea, mucositis, xerostomía, disfagia, fístulas, malabsorción intestinal o síndrome de Dumping que pueden llevar a la desnutrición del paciente.

Las principales consecuencias de la desnutrición en el paciente con cáncer son la disminución de la síntesis de proteínas (impide la cicatrización de las heridas quirúrgicas y la recuperación de los tejidos dañados por la radioterapia), el deterioro del sistema inmune (favorece complicaciones infecciosas), la disminución de la masa muscular (hace que el paciente sea más débil y por lo tanto más dependiente), la disminución de la tolerancia a los tratamientos oncológicos, el deterioro de la calidad de vida y el aumento de la morbilidad y la mortalidad.

Bibliografía:

  • García-Luna, P.P., Parejo Campos, J., Aliaga Verdugo, A., Pachón Ibáñez, J., Serrano Aguayo, P. y Pereira Cunill, J.L. 2012. Nutrición y cáncer. Nutrición Hospitalaria Suplementos. 5 (1):17-32.
  • Gil Hernández, A. 2004. Tratado de nutrición Tomo 4: Nutrición clínica.
  • Gómez Candela, C y Sastre Gallego, A. 2002. Soporte nutricional en el paciente oncológico.

Otros artículos que pueden interesarte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia como usuario. Si continúa utilizando este sitio web se considerará que acepta las mencionadas cookies y nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies